Una encuesta sobre el pabellón de Mies y el proyecto de Andrés Jaque

20130102_101943

El pasado martes visité el proyecto que Andrés Jaque ha hecho para la Fundación Mies van der Rohe. Más allá de la admiración que siento por el trabajo de Andrés, un trabajo que abunda en compromisos para una redefinición ética, profesional y educativa de las practicas arquitectónicas,  creo que este  proyecto, así lo titula él, es decir no una intervención, no una instalación, sino proyecto, un  término que fija  de un modo indiscutible cómo quiere que sea entendido su trabajo para la Fundación, ha establecido de una manera muy distinta de la habitual un reparto de responsabilidades que lo convierten en, para mí,  un punto de no retorno.

20130102_101943

Este escrito no es un artículo sobre el trabajo de Andrés Jaque. Es solo una nota que trata de averiguar sobre cómo se entiende y cómo se vive ese proyecto en Barcelona. Todo lo que ocurre en Barcelona me interesa de un modo especial.  Es un interés afectivo que ha movilizado  mis últimas relaciones profesionales con Barcelona.  El que aceptara  ser propuesto para Presidente del FAD hace cuatro años; las largas conversaciones con Antonio Sanmartín  ( a él le pedí esta lista de emails) y otros amigos sobre la ETSAB; mi interés por el recorrido de Vicente Guallart en el Ayuntamiento; el papel del IaaC, en sí mismo y en su relación con la Escuela de Arquitectura de Alicante, o ahora esta carta-encuesta, forman parte de esta relación que trato de mantener y de entender.

Entender, en esta ocasión,  cómo quedan allí fijadas, o no, este tipo de  prácticas políticas realizadas desde el exterior por alguien como Andrés Jaque que con su trabajo ha creado unos niveles de conciencia del proyecto y del trabajo  arquitectónico muy diferentes de los habituales, que trata de construir realidades que se distancien por igual tanto   de una práctica utópica como de una redescripción  inteligente de las persistencias de nuestras instituciones, y que está desarrollando desde su estudio en Madrid  procesos de creatividad en absoluto predeterminados, sobretodo en el interior de las Instituciones.

La cuidadosa selección y disposición sobre el Pabellón de los 23 dispositivos seleccionados para explicar  sus interioridades como si se tratase de desvelar una forma de otra intima realidad;  la extremada y cuidadosa capacidad comunicativa del texto acerca del por qué de  esa selección, y finalmente ese nuevo dibujo del propio Pabellón revisitado por esos objetos, hablan de un trabajo extremadamente  escrupuloso, muy ambicioso en su novedad y en su complejidad, que trata de establecer de un modo irreversible el espacio arquitectónico como un espacio político, como una construcción social.

Es una ambición no lejana  a la que se proponen la construcción de los nuevos diccionarios cuando tratan de definir las nuevas condiciones de uso de la lengua. Un uso que tiene que ser necesariamente percibido de una forma distinta por un visitante exterior como yo, de quien necesariamente vive, por proximidad, por presencia ineludible,  en la cotidianeidad de las instituciones. De ahí que mi interés sea averiguar hasta donde llega el alcance de este trabajo, y preguntarme si crees que la ambición del proyecto cuestiona, si nos dejamos cuestionar por ella,   tres áreas en las que  todos nosotros estamos  implicados: una tiene que ver con nuestra apreciación de lo cultural, otra  con lo nuevo profesional, y  la tercera con la proyección educativa de las presencias que el pabellón suscita.

20130102_102558

PREGUNTA  1 Algo sobre lo cultural

No es usual entender el Proyecto de Arquitectura como algo próximo a los distintos lenguajes desarrollados por  “el mundo del arte”. Pero como he explicado más arriba, al nominarlo proyecto Andrés reivindica   muy claramente la necesidad de  mostrar disidencias de los recorridos y procedimientos habituales de la arquitectura para forzar una emancipación de sus resultados, para poder convertir cada operación en un acto de laboratorio profundamente arquitectónico. Y la invención o la incorporación de nuevos lenguajes forman parte de esas disidencias.  En este sentido este proyecto de A. Jaque, es para mí el más arquitectónico de su trabajo en el sentido de querer ser algo mucho más relevante que una propuesta puntual  y accidental para convertirse en un pequeño, o gran, manifiesto que tiene que ver tanto con el pasado como con el futuro.

A. Esta actitud es para ti  1) inoperante, 2) buena y ocasionalmente adecuada,  o 3)algo imprescindible para el trabajo arquitectónico

B. Valora del uno al diez el valor influencia que le otorgas a este proyecto en tu propio trabajo

PREGUNTA 2 Algo sobre lo profesional

En mi explicación anterior he citado este trabajo como un punto de no retorno. Es decir uno de esos trabajos que debe instalarse de un modo “permanente” entre nuestros objetos de debate  por su capacidad para suspender los juicios y valores previos· (Robert Venturi) y establecerse como un agenda alternativa, cuyo valor, cuyo extraordinario atractivo, por su ironía, por su pregnancia formal para mostrar lo ordinario como algo relevante, o por su capacidad para dirimirse en cultura localizada frente a una acción arquitectónica globalizada,  es su capacidad para construir en paralelo al hacer y pensar oficial,  otra agenda de potencialidades.

A. Puedes valorar si esta opinión te parece 1) poco significativa para el futuro de la arquitectura 2) medianamente interesante por ser una práctica más 3) muy oportuna e ineludible.

B. Entendiendo, tal como  lo  propongo, este trabajo de Andrés  Jaque como un trabajo de arquitectura y no un trabajo simplemente efímero, ¿estarías dispuesto a firmar un documento pidiendo, por ejemplo, que se le diera el premio FAD de arquitectura y no de instalaciones efímeras?

PREGUNTA 3. Sobre lo educativo.

No sé si lo sabes pero los dos últimos años Andrés Jaque ha estado enseñando  en la escuela de Arquitectura de Alicante. Ha impartido junto a Miguel Mesa un curso en el que el Cabaret y los Espacios de Felicidad han sido el texto y la representación arquitectónica  del último curso de Proyectos. El proyecto de Andrés Jaque en la Fundación es indudablemente un espacio de controvertida felicidad. Para mí la inclusión de este tipo de posicionamientos en el espacio educativo  y la consecuente creación de un tejido con  numeroso de resultados,  es de los pocos procedimientos que puede provocar una nueva atmosfera arquitectónica altamente emocional.

¿Crees que proyectos como éste deben dar entrada en nuestras Escuelas a otras propuestas arquitectónicas que fuercen de una vez por todas una revisión y redescripción de nuestras agendas docente?

A. Valora esta propuesta de transformación  como 1) inoperante e  innecesaria 2) de una oportunidad reducida o 3) imprescindible

B. ¿Puedes valorar del 1 a 10 hasta qué punto tu visita en esta ocasión  al Pabellón y lo que allí se muestra va a modificar tu agenda docente? ¿Llevarás tus estudiantes a verlo?

Barcelona. Alicante Enero 2013

Jose Maria Torres Nadal